Red Velvet para todos (con todo, sin lactosa, sin gluten)

red velvetEn el sorteo del primer aniversario de de @Padulceyo, fuisteis muchos los que de entre todas las publicaciones, escogisteis el Rel Velvet.
Es una tarta esponjosa, húmeda con un suave toque de cacao, decorada con frosting.
En mi familia también son muy «forofos» de esta tarta, por eso, está publicada varias veces, eso sí intentando cambiar la decoración.

A ti, ¿como te gusta más? Completamente recubierta de frosting, quizá un poco más rústica dejando ver el bizcocho en algunas zonas, con el frosting solamente entre capas,…?
Y el frosting como lo prefieres?: de mascarpone, de Philadelphia, con azúcar, edulcorante, estevia, …
Hoy prepararemos una tarta Red Velvet y un frosting, aunque la decoración la dejo a tu elección. Tendrás varias imágenes para decidir la que se adapta más a tus gustos.
En realidad, el bizcocho del Red Velvet, es sencillo de hacer, lo más importante, es encontrar el punto del color, y para ello debes utilizar un buen colorante: El punto de cocción, aquí tu conoces tu horno. Y por último dejarlo reposar para poder trabajarlo bien y que te permita hacer la decoración que hayas escogido.
Así que vamos al lío:
Necesitaremos:
– Un molde alto o varios de layer cake. Son más bajitos y no tienes que cortar el bizcocho para hacer las capas.
– Batidora con varillas, o varillas manuales o @thermomix.
– Mantequilla para untar los moldes o spray desmoldante.

Ingredientes Secos:
– 30 gr de cacao desgrasado Valor
– 350 g de harina de repostería o de harina sin gluten @gallo.
– 250 g de azúcar.
– 1 cucharadita de bicarbonato sódico.
– Una pizca de sal.

Ingredientes Húmedos:
– 240 g de AOVE. Yo uso arbequina de @borges.
– 240 g de Buttermilk o de nata, con o sin lactosa.
– 2 huevos L o XL.
– 1 cucharadita de vinagre de manzana.
– 1 cucharadita de vainilla.
– 2 cucharaditas de colorante, o las necesarias para el color que te guste. Yo uso los de PME o los de Wilton.

Para el Frosting:
– 125 g de mantequilla a temperatura ambiente.
– 100 g de azúcar glass, o edulcorante
– Una cucharadita de esencia de vainilla.
– 250 g de queso tipo Philadelphia, o 125 de mascarpone y 125 de philadephia.

Empezamos:
1.- Lo primero, enciende el horno y calientalo a 170 º, que esto estará rápidamente a punto para hornear.
2.- Luego, en un bol mezcla todos los ingredientes secos con una espátula, o en la Thermomix a velocidad progresiva durante 1 minuto. Reserva.
3.- Ahora mezcla los ingredientes húmedos también en un bol grande. En la Thermomix 30 seg a vel.3.
4.- Ve añadiendo, la mezcla de ingredientes secos, a cucharadas, integrándolas bien. te quedará una masa bastante espesa.
5.- Engrasa los moldes y vierte la masa. Si usas más de un molde, repártela equitativamente. Esta cantidad te da para un molde alto de 20-22 cm o para 3 moldes de 18-20.
6.- Hornea, si es un solo molde unos 45 minutos y son varios moldes entre 25 y 30 minutos por molde serán suficientes.
Si te caben puedes poner varios moldes a la vez, pero a la misma altura, para que la cocción sea igual.
Si no hornea de 1 en 1.
Estarán a punto cuando al pincharlo salga limpio.
7.- Déjalos sobre una rejilla durante unos 10 minutos y después desmolda cuando aún estén templados y vuelve a dejarlo sobre una rejilla.
8.- Cuando estén fríos, envuélvelos en film transparente y déjalos en la nevera al menos durante una noche. De esta manera estarán más asentados, y la miga no se despegará tanto. Será más fácil de añadir el frosting.

Frosting:
El Frosting se puede preparar con o sin queso, a mí me gusta más esta segunda opción y es el que vamos a hacer hoy.
Lo puedes hacer con antelación y conservarlo en la nevera o mejor, hacerlo en el momento en que lo vayas a utilizar.

1.- Bate la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar glass, hasta que esté en forma de crema fina y blanquecino.
En el caso de que uses edulcorante, primero bate la mantequilla y ve añadiendo gotas de edulcorante, hasta encontrar el punto que quieras.
La mantequilla y el queso sin lactosa cuestan más de montar y pueden quedar un poco grumosos.
2.- Añade la vainilla y el queso, QUE DEBE ESTAR MUY FRÍO, bate hasta obtener una crema suave pero con cuerpo.

Ahora, tu decides, o lo pones en una manga pastelera con alguna boquilla, o bien lo untas con una espátula.
Ponlo entre las capas del bizcocho y luego cubre toda la tarta o ponlo solo por encima.
Deja volar tu imaginación.

Trackback 5574

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Dolors Porras .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Nominalia.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.

SUBIR